Monday, June 16, 2008

VERANO 2008: EL REGRESO DE LOS HÉROES



En la sociedad del siglo XXI plagada de materialismo, individualismo, inseguridad y confusión, violencia y guerra, la urgencia de figuras ejemplares que busquen lo contrario en su comportamiento se vuelve necesidad social. La figura del “héroe” de la literatura de todos los tiempos, que se enfrenta al mal en el mundo y lucha por la justicia y la defensa de la vida de las personas, vuelve ahora a tomar su lugar. Tan bien lo han comprendido las grandes productoras del cine norteamericano que ahora invierten su dinero y sus talentos en la recuperación de grandes héroes que han animado a millones de lectores desde la década de los 60 y antes. Héroes que se parezcan a nosotros en cuanto también tienen sus condicionamientos humanos, contradicciones, temores y angustias, ideales y amores. Así nos llegan Iron Man, el hombre rico que decide cambiar positivamente sus opciones de acción; Hulk, el hombre que sufre con su propia violencia interior y ha de aprender a usarla para el bien; Batman, el hombre atormentado por sus recuerdos del mal que ha de enfrentar actuando contra el mal en la sociedad.

IRON MAN (El Hombre de Hierro)

Stan Lee creó a Iron Man en 1963, en colaboración con el guionista Larry Lieber y los dibujantes Don Heck y Jack Kirby. Desde entonces, el personaje ha ido evolucionando y se ha consolidado como uno de los mejores valores del Universo Marvel.

La idea original asume un tópico habitual en este tipo de cómics: Tony Stark, un millonario que se dedica a crear armas de avanzada tecnología, sufre una herida de metralla que puede resultarle mortal. Pero Stark construye una prodigiosa armadura que preserva su vida, y de paso le ayuda a purgar sus antiguos pecados. Bajo su nueva identidad de Iron Man, y ayudado por sus nuevos superpoderes, tratará de traer cierto equilibrio a un mundo en crisis.

En la película de Jon Favreau, Iron Man es interpretado por Robert Downey Jr. Aparte de ser un estupendo actor, Downey es una excelente elección, sobre todo porque comparte con Tony Stark experiencias negativas de adicciones que han estado a punto de dar al traste con su vida y su carrera. El reparto se enriquece con intérpretes de la talla de Jeff Bridges y Gwyneth Paltrow.

La cinta es un entretenimiento de calidad, narrado estupendamente a partir de un guión sólido, en el que no faltan múltiples guiños a los seguidores del cómic, y con un magnífico diseño de producción.

Iron Man cuenta la historia del industrial multimillonario y genio inventor Tony Stark (Robert Downey Jr.). Como consejero delegado de Industrias Stark, el mayor contratista de armamento del Gobierno estadounidense, Tony se ha hecho célebre por proteger durante décadas los intereses norteamericanos en todo el mundo.

El estilo de vida despreocupado de Tony cambia de manera radical cuando su convoy sufre un ataque, tras una prueba de armamento que supervisa personalmente, y se ve convertido en prisionero de un grupo de insurgentes. Herido por un fragmento de metralla, que se aloja cerca de su corazón y pone en peligro su vida, Tony se ve forzado a crear un arma devastadora para Raza, el misterioso cabecilla de los insurgentes. Tony ignora las exigencias de sus captores y utiliza su intelecto y su ingenio para crear una armadura que lo mantenga con vida y le permita escapar de su cautiverio.

A su regreso a Estados Unidos, Tony debe afrontar la realidad de su pasado y decide emprender un nuevo rumbo con Industrias Stark. A pesar de la resistencia de Obadiah Stane (Jeff Bridges), su mano derecha y ejecutivo principal de la compañía, que ha tomado las riendas del negocio en su ausencia, Tony se pasa día y noche en su taller, perfeccionando y puliendo una armadura que le otorgue fuerza sobrehumana y protección física.

Con la ayuda de su asistente de toda la vida, Pepper Potts (Gwyneth Paltrow), y su enlace militar de confianza, James Rhodes, o Rhodey (Terrence Howard), Tony descubre un siniestro complot con ramificaciones globales. Enfundándose su imponente armadura roja y dorada, Tony se compromete a proteger el mundo y corregir sus injusticias con su nueva identidad: Iron Man.

Iron Man, un personaje único y sumamente popular del universo Marvel, es el único superhéroe hecho a sí mismo cuya fuerza y habilidades sobrehumanas provienen de las poderosas armaduras creadas gracias al genio de Tony Stark.

“En el mundo del cómic, Iron Man se sitúa con orgullo junto a Spider-Man, los X-Men y los 4 Fantásticos”, comenta Kevin Feige, el productor. “Así ha sido desde hace décadas, Iron Man ha logrado conectar de verdad con los lectores porque no es un mutante, no se ha visto transformado a nivel biológico, ni le mordió ningún tipo de bicho genéticamente modificado. No es más que un hombre que ha utilizado su gran genio para idear una armadura, que es básicamente la mayor muestra de ingenio humano jamás creada”.

“Si tuviéramos que resumir esta película en una sola frase, ¿cuál sería?” –pregunta Fergus, el guionista-. “Tras unas cuantas deliberaciones concluimos que Iron Man es la historia de un hombre que descubre su corazón”. La idea que hay tras una película debería ser siempre algo que se pueda reducir a un único tema que resulte sencillo de comprender. Cuando desglosas las características del personaje de Tony Stark, se trata en realidad de un hombre que aprende a sentir, y a aceptar su responsabilidad por el papel que desempeña en el mundo.

HULK

Una obsesión que siempre ha fascinado a los creadores de cómics es la de la doble personalidad. Sobre eso sabe mucho Stan Lee, el principal artífice del panteón mitológico de Marvel Comics. Hulk (la masa, la mole) es una de las criaturas más formidables de ese repertorio de superhéroes, y su trayectoria en las historietas ha sido mucho más intensa que su segunda vida en el cine y la televisión.

Llega ahora a las pantallas el que se perfila como el lanzamiento cinematográfico más importante sobre el personaje. Dado su presupuesto y su ambicioso reparto, no es casual que El increíble Hulk (The Incredible Hulk) sea una cinta dominada por los productores: Avi Arad (responsable de las franquicias Spider-Man, X-Men y Los 4 Fantásticos), Gale Anne Hurd (gerente de las tres cintas de Terminator, más Armageddon y Aliens el regreso) y Kevin Feige (a quien debemos Iron Man, las dos películas de Los 4 Fantásticos y las tres de X-Men).

Esta vez el reparto se ha elaborado sobre seguro, reforzando así los cimientos de una superproducción. El papel de Bruce Banner recae en el excelente actor Edward Norton, y Liv Tyler interpreta a su amada, la encantadora Betty Ross. Un veterano y consagrado actor, William Hurt, encarna al habitual perseguidor de Hulk, el general Thaddeus “Thunderbolt” Ross, y el versátil Tim Roth se hace cargo de otro mortífero personaje: La Abominación.

Aparte de esas adecuadas interpretaciones, El increíble Hulk tiene otras cualidades que la convierten en una sólida cinta de acción y aventuras. Sin lugar a dudas, el director parisino Louis Leterrier filma con soltura e irrefrenable dinamismo un relato que, con las dosis dramáticas adecuadas, responde a todo lo que esperan los lectores del cómic (o por decirlo de otro modo: a todo aquello que Ang Lee no le dio en la cinta anterior).

Con su fuerza fuera de lo común, su tamaño, velocidad, resistencia y habilidad para la lucha, Hulk ha alcanzado el envidiable status de ser uno de los súper héroes más populares del último siglo. Creado por el escritor Stan Lee y el artista Jack Kirby, el personaje debutó en mayo de 1962 en una serie de cómics de Marvel. El joven escritor Lee acababa de finalizar el primero de una colección de libros protagonizado por el aquel entonces desconocido equipo, Los 4 Fantásticos y se encontraba enfrascado en la búsqueda de un héroe que no fuera guapo o bello, sino alguien o algo totalmente diferente, que pudiera capturar la imaginación de los lectores de Marvel. Lee y Kirby querían un “héroe incomprendido”.

Lee cuenta: “Siempre me gustó la vieja película de Frankenstein. Y me parecía que ese monstruo, interpretado por Boris Karloff, no era realmente “el malo”. Él era “el bueno”, y no quería lastimar a nadie. Los ‘malos’ eran esos hombres del pueblo con antorchas, que subían y bajaban la montaña, persiguiéndolo y enfadándolo. Y pensé, ¿no sería divertido crear un monstruo y convertirlo en ‘el bueno’ de la historia?”. Preguntándose cómo darle un nuevo giro al personaje clásico de Mary Shelley imaginado por el director James Whale en 1931, Lee recordó otro de sus favoritos de la infancia: el mitad hombre, mitad monstruo de Robert Louis Stevenson, representado en el también filme clásico de 1931 El hombre y el monstruo (Dr. Jekyll and Mr. Hyde). “Combiné a Jekyll y Hyde con Frankenstein,” dice Lee, “y creé el monstruo que quería, que era realmente bueno, pero nadie lo sabía. Y también era alguien que podía transformarse de hombre corriente en monstruo, y fue así como nació la leyenda”.

Lee y Kirby imaginaron al Dr. Bruce Banner, un físico nuclear que cambió para siempre después de un inesperado accidente durante unas pruebas con una bomba experimental que bañó su cuerpo con rayos gamma. En cualquier momento en que se ponga furioso y la adrenalina corra por el cuerpo de Banner, éste se transforma en el temible Hulk, criatura de un poder y agresión sin límites. Cuando está furioso, se convierte en una seria amenaza para la sociedad, ¿pero podrá aprender a utilizar su poder para ayudar al débil y al indefenso? El Dr. Banner pasará el resto de su vida peleando por controlar la furia de su otro yo y hacer el bien como Hulk.

En el año 2003, el director Ang Lee representó su visión de Hulk en una película para Universal Pictures. El realizador tomó a Banner y a su alter ego en el origen de la historia, lo que profundiza en el retrato de un hombre en guerra consigo mismo y con el mundo. Hulk cuenta la historia de una bestia que es las dos cosas, héroe y monstruo, cuyos poderes personifican la pesadilla de Banner. El film se estrenó en el mercado americano con un récord de recaudación de $62 millones de dólares, y tercera en cifra de apertura durante el primer fin de semana de un producto de Marvel, después de Spider-Man y Iron Man.

Con este nuevo capítulo de El increíble Hulk, Marvel se ha propuesto recuperar las historias a las que dieron vida Bill Bixby y Lou Ferrigno a finales de los 70 y principios de los 80 en la serie televisiva del mismo nombre. El estudio sabía que la pelea de Banner, como un fugitivo que desesperadamente trata de liberarse de la bestia que vive en su interior, es una historia que tiene impacto sobre sus fans.

Banner a menudo ha utilizado el poder de la criatura para proteger a los inocentes que se encontraba en su camino de redención, convirtiéndose en un reluctante héroe. Y en su huída de la maquinaria militar que quería explotar sus poderes, Banner fue forzado a aceptar el lado más oscuro de su personalidad, y sacar algo bueno de esa violencia que gobierna esa parte suya. Él está en conflicto con su poder, pero también comprende su potencial y es capaz de transformar su maldición en heroicidad. Dicen los productores: “Esta es una de las cosas que hacen a este personaje tan interesante. Hay una parte en todos nosotros que desearía tener la habilidad de dejarse llevar, y dejar que alguien o algo más fuerte que nosotros se haga cargo de las situaciones en las que a veces nos encontramos sin quererlo. Todos tenemos un pequeño Hulk dentro; la película trata de aceptar ese hecho.”

“La frase clave de esta película es ‘Hulk es un héroe,’ dice el guionista. Ya hemos explorado parte del lado oscuro y angustioso de Hulk. Esta vez se trata de realizar el deseo de aprovechar esa fuerza que hay dentro, algo más fuerte que uno mismo; canalizado de la manera apropiada, si eres la persona adecuada, es una fuerza que puede ser utilizada para el bien. Es una noción universal y una de las razones por la que Hulk es uno de los personajes más populares de todos los tiempos”.

BATMAN, THE DARK KNIGTH

The Dark Knight reúne de nuevo al director Christopher Nolan con la estrella Christian Bale, como Bruce Wayne/Batman, quien regresa a continuar la guerra de Batman contra el crimen. Con la ayuda del teniente James Gordon (Gary Oldman) y el Fiscal de Distrito Harvey Dent (Aaron Eckhart), Batman se propone destruir la delincuencia organizada, para bien de Gotham, Ciudad Gótica. Pero esta efectiva intención pronto se ve presa de una creativa mente criminal, un psicópata conocido como el Joker, El Guasón (Heath Ledger, en su última actuación antes de su lamentable muerte), quien empuja a Gotham hacia la anarquía y fuerza a El Caballero de la Noche a estar más cerca de cruzar la delgada línea entre héroe y vigilante.

La película de 2005, Batman Begins, recupera el clima sombrío y hasta escabroso de la legendaria Ciudad Gótica. El director Nolan trata de marcar distancias con sus antecesoras, y hacerla más dura y verosímil en la medida de lo posible. El oscuro protagonista (en la adecuada interpretación de Christian Bale) recorre -a pesar de su nada ordinaria existencia- el camino de tantos jóvenes buscando su rumbo, tratando de superar sus miedos, con lo que logra otorgarle rasgos más humanos a la figura del legendario héroe.

No basta sólo decir por qué surgió Batman, sino el cómo; no se trata de mostrar una secuela o una precuela, sino un nuevo comienzo. Con esa premisa, en Batman, el inicio, el origen es explicado del modo más completo a la fecha: huyendo de sus propios fantasmas, obsesionado con luchar contra el mal, Bruce Wayne ha viajado por el mundo buscando respuestas, buscando la esencia del mal para poder combatirlo, para comprenderlo. En su viaje, en la zona del Tibet, el enigmático Ra’s Al Ghul le ofrece aquello a lo que aspira: el aprendizaje, la disciplina, la preparación, la creación de algo capaz de vencer el miedo, de cambiar el sentido y el rumbo de la gente. Un mentor, un proceso, y un cambio: Bruce está al parecer listo para volver a casa, a preparar el nacimiento de un nuevo símbolo, de un luchador con causas concretas. Batman ha nacido, pero el proceso no es simple, y más de un problema se adivina

La película describe un mundo en perpetuo estado de esa guerra de todos contra todos, una sociedad carente de valores, en el que los cuerpos de seguridad son corrompidos con pasmosa facilidad dejando al descubierto las flaquezas de un sistema que se destruye a sí mismo. Y de este sistema es de donde surge una figura que no entiende otra manera de instaurar el orden más enfrentándola con fuerza. Wayne, por ello, acaba convirtiéndose en lo que más detestaba durante su entrenamiento, un émulo de Ducard. Batman acaba transfigurándose y convirtiéndose en un ser que puede enfrentarse a la violencia intrínseca en el ser humano, dando rienda suelta a su propia violencia interna. Pero esto crea serios dilemas morales: ¿Es hacer justicia o venganza? ¿Es actuar con rectitud o con violencia? ¿Cómo acabar con el mal? La maestría de Nolan consiste en reflejar tamaña situación desde la perspectiva de un personaje que, inevitablemente, sirve de identificación al espectador. Dicho de otra forma, la crítica a un mundo atemorizado, no únicamente por sus propios monstruos e inseguridad social, sino por el monstruo interior que los mantiene a raya, explota en la misma cara del espectador al estar contenida en la figura del superhéroe. Batman Begins resultó así una complejísima y apasionante obra. Con este prometedor inicio, vuelve ahora El Caballero de la Noche.

Luis García Orso

México, Junio 15 de 2008

Post a Comment