Sunday, February 06, 2011

Ayer vimos Black Swan

Y quedamos impactados (atropellados) por la intensidad de la película. Refrenda Aronofski como uno de mis directores preferidos (por su ópera prima PI El orden del caos, no tanto por Requiem... )
Si el cine, como lenguaje,  dirige sus baterías a crear un impacto emocional y empatía con el/la protagnista, todas las artimañas de Aronofski logran sobradamente esa meta. Es muy buen técnico en ello (y mejor artista en sus historias...)
En parte cine sobre arte/artistas (una más, y bien lograda), en parte thriller psicológico (mejor lograda aún) y con una crítica social explícita, le agrega uso muy atinado y sutil de los efectos especiales, abuso de la cámara móvil (con fines expresivos) planos muy del cine de terror, producción super cuidada, etc, etc. etc. etc. Tanto que,          nos obliga a... volverla a ver. Como montaña rusa que desafía a montarla de nuevo.
MUY RECOMENDABLE, muy sufrible...
Me erizó el pellejo como hace tiempo no había experimentado en una película.
No ví el motif  visual típico de sus películas, pero sí el tratamiento muy personal de sus personajes y de un sentido, oscuro, de la vida.
Post a Comment